Joseph Feaster Jr., of  Stoughton, said a hospital didn't give him enough information about how to care for his son. who later committed suicide. Photo by Charlie Mahoney

Joseph Feaster Jr., de Stoughton, dijo que un hospital no le brindó suficiente información sobre cómo cuidar de su hijo, que más tarde se suicidó. Fotografía por Charlie Mahoney

Por Kenneth Cooper
El personal del hospital le dijo a Joseph Feaster Jr., de Stoughton, que su hijo sería dado de alta al día siguiente, después de una larga semana de hospitalización para estabilizar un trastorno bipolar. Su exesposa y madre del joven hizo planes para pasar a buscar a Joseph III, que tenía 18 años. Nunca tuvo la oportunidad de hacerlo.

“Lo próximo que aconteció, su madre me llama, diciendo: ‘Está afuera, tocando el timbre’”, recordó Feaster, de 64 años. “Lo subieron a un taxi y lo enviaron a su casa. No nos llamaron para avisarnos. No llamaron a nadie. Nada”.

El hospital tampoco asesoró a los padres sobre cómo ayudar a su hijo con la enfermedad mental que se había manifestado por primera vez.

“Hubiera esperado más de ellos”, dijo Feaster. “Al menos alguna información sobre las cosas que él podía hacer, qué tipos de medicamentos podía tomar, cualquier tipo de régimen de tratamiento a seguir”.

Feaster tuvo que aprender todo eso por su cuenta, pero su hijo se resistió al tratamiento y, nueve años más tarde, se quitó la vida.

Para ayudar a facilitar la transición del hospital al hogar, AARP está instando a Massachusetts a adoptar la Caregiver Advise, Record, Enable Act (Ley CARE; Aconsejar, Señalar y Posibilitar a los Cuidadores), en la sesión legislativa que comienza este mes. La ley exigiría que los hospitales notifiquen al cuidador familiar antes de dar de alta a un paciente, y que capaciten al cuidador para que pueda realizar tareas de carácter médico en casa.

“Creemos que es una excelente forma de abordar algunos de los problemas de coordinación que tienen los cuidadores con los hospitales cuando se producen altas de pacientes, y para asegurar que se les provea a los cuidadores las herramientas adecuadas para cuidar de sus seres queridos”, expresó Mike Festa, director estatal de AARP Massachusetts.

Leyes similares han sido adoptadas en dos estados, Nueva Jersey y Oklahoma, y están siendo consideradas en otros. La Massachusetts Hospital Association (Asociación de Hospitales de Massachusetts) no se ha pronunciado sobre la medida.

Según un estudio del AARP Public Policy Institute (PPI), cada año, alrededor de 1.3 millones de residentes de Massachusetts brindan servicios no remunerados tales como administrar medicamentos, realizar reclamaciones a compañías de seguro y suministrar transporte para asistir a citas médicas, todo por valor de $10,900 millones ($10.9 billion). Otro estudio realizado conjuntamente por el PPI y otras instituciones colocó a Massachusetts en el lugar número 41 en una clasificación sobre apoyo para cuidadores familiares.

Prioridades legislativas
Otras tres iniciativas encabezan la agenda legislativa de AARP Massachusetts para esta sesión:

  • Apoyo conyugal. El estado les paga alrededor de $300 semanales a algunos cuidadores, pero los cónyuges, padres, padres sustitutos y algunos otros parientes no reciben esta ayuda.

    “A menudo, la persona más adecuada, en términos de estar en condiciones de ser útil, es el cónyuge”, señaló Festa. Una iniciativa legislativa eliminaría la excepción conyugal.

  • Protección del cuidador. Otra propuesta protegería a los cuidadores familiares contra la discriminación en el empleo. Los cuidadores serían incorporados a las categorías de personas que pueden presentar quejas o demandas ante la Massachusetts Commission Against Discrimination (Comisión contra la Discriminación de Massachusetts).

    “Son empleados leales y quieren trabajar, pero debido a una situación crítica que surgió en su hogar con su madre o padre, necesitan tomarse un tiempo para dedicarse a su cuidado”, dijo Festa.

    “Nos preocupa el hecho de que, en algunos casos, eso pueda resultar en la pérdida del empleo o problemas en la relación con sus supervisores”, señaló.

  • Un mayor alcance para los enfermeros. Esta propuesta dejaría sin efecto la exigencia de que los enfermeros profesionales y enfermeros anestesistas trabajen bajo la supervisión de un médico. “Eso va a facilitar el atender las brechas que presenta la prestación de cuidados… y reducir costos”, agregó Festa.

La Massachusetts Medical Society (Sociedad Médica de Massachusetts), no obstante, señaló que “rechaza rotundamente” semejante medida.

AARP Massachusetts solicita a los socios que se comuniquen con sus legisladores y con la oficina del gobernador entrante Charlie Baker (republicano), y que compartan sus experiencias personales como cuidadores. AARP también quiere escuchar esas anécdotas. Llama sin cargo al 866-448-3621 o envía un correo electrónico a ma@aarp.org. —Kenneth Cooper

¿Cuidas de alguien? Aprovecha el contenido, recursos y tips prácticos de nuestro Centro de Recursos para el que Cuida.

Join the Discussion

0 Comments Add yours