Ya llegaron los días festivos. Y con ellos, el tiempo de comprar regalos especiales para nuestra familia y amigos. Pero también es el momento de estar alerta para evitar convertirte en víctima de una estafa. Desafortunadamente, los estafadores merodean en nuestras comunidades y en el Internet en búsqueda de víctimas, pero si te mantienes alerta, puedes proteger tu información personal y tu bolsillo.

Algunas estafas son exclusivas de la época festiva de fin de año y muchas están relacionadas con las compras en línea. Estas son algunas de las estafas que pudieras encontrarte este mes:

La estafa de la entrega de paquetes

Los ladrones envían correos electrónicos falsos de supuestos servicios de entrega donde dicen que tienen un paquete que no te han podido entregar. El mensaje te indica que debes hacer clic en un enlace que te pide tu número de tarjeta de crédito u otra información personal. Revisa con cuidado el correo electrónico y fíjate en la dirección del remitente y en las palabras mal escritas. Desplaza el ratón sobre el enlace para ver si en realidad te lleva al sitio web oficial del servicio de entrega. También, pide que se confirmen todas las entregas de paquetes con una firma, para evitar que los ladrones se los roben de la puerta.

Ofertas “demasiado buenas para ser verdad”

Los anuncios en línea, correos electrónicos y publicaciones en los medios sociales (incluso de personas que “conoces”) que tienen ofertas imposiblemente buenas, pueden ser estafas. Puede que pagues por un artículo que nunca te envían o que recibas uno de menor valor, y pongas en riesgo tu número de tarjeta de crédito durante la transacción. Una oferta “demasiado buena para ser verdad” debe ser una señal de alerta.

Los peligros de las redes wifi públicas

Hacer compras en internet mientras estás conectado a una red wifi pública es peligroso. Solo haz compras en redes públicas si tienes una VPN (red privada virtual) activa en tu dispositivo. Cuando compres en línea, usa tarjetas de crédito. Solo eres responsable por hasta $50 de uso fraudulento, pero tu pérdida financiera podría ser mucho más alta si te roban una tarjeta de débito.

Estafas de tarjetas de regalo

Los estafadores a veces van a los estantes de tarjetas de regalo en las tiendas y escanean electrónicamente los números de las tarjetas. Luego verifican en línea o llaman al número gratuito para ver si alguien ha comprado y activado las tarjetas. Tan pronto la tarjeta se activa, los estafadores agotan los fondos. Cuando el comprador intenta usar la misma tarjeta, ya ese dinero desapareció. Es más seguro comprar tarjetas de regalo directamente del cajero de la tienda o en internet.

Estafas de entidades benéficas

Las entidades benéficas legítimas se esfuerzan en grande a fin de año para buscar donaciones anuales de último minuto. Los estafadores lo saben, y hacen sus propios esfuerzos de fin de año para llenar sus bolsillos. Investiga la entidad benéfica en charitynavigator.org o give.org antes de hacer una donación, y asegúrate de que tu dinero vaya a organizaciones que lo usen para el bien.

El fraude de las tarjetas a Santa Claus

Hay comercios legítimos que venden “cartas de Santa Claus” que se envían a tus nietos o hijos. Pero algunas en realidad son ofertas de estafadores. Ten cuidado con ofertas de “cartas a Santa” que te pidan información personal del niño, como su fecha y lugar de nacimiento, o su número del Seguro Social.

Mira este video para conocer más sobre las estafas de fin de año y cómo evitarlas. Y contesta este cuestionario (en inglés) para probar tus conocimientos sobre estafas. ¡Te deseamos unas fiestas de fin de año libres de estafas!