Por Hilary Appelman

Bob Devers se dedica tanto a prepararles las declaraciones de impuestos a otros que ni siquiera una recurrencia del cáncer la primavera pasada pudo mantenerlo alejado.

“Necesito una meta”, expresó Devers, de 72 años, de Myerstown.

Después de la operación y los tratamientos para el cáncer de los senos paranasales, a finales de año estaba listo para regresar a su décimo tercer año como voluntario de AARP Foundation Tax-Aide, proporcionando ayuda gratuita a los residentes de Pensilvania para preparar sus declaraciones de impuestos.

“Es algo que espero con ansias: la alegría y la sensación de logro”, dijo Devers, que se ofrece como voluntario tres o cuatro días a la semana durante la temporada de impuestos y es coordinador del sitio del programa en Lebanon.

Tax-Aide está disponible para cualquier persona, pero principalmente brinda asistencia a los mayores de 50 años que tienen ingresos bajos o medios o que no pueden pagar por los servicios de preparación.

Ahora en su 51.º año, el programa es el más grande de su tipo en la nación, ya que prepara las declaraciones de impuestos de 2.5 millones de personas anualmente, incluidos casi 115,000 residentes de Pensilvania el año pasado.

Devers afirmó que los asesores fiscales del servicio pueden ahorrarles cientos de dólares a los clientes al informarles sobre los créditos y las deducciones, como el programa Tax Forgiveness (perdón de impuestos), que permite que las personas que reúnen los requisitos reduzcan toda o parte de su responsabilidad tributaria estatal, y el programa Property Tax/Rent Rebate (impuestos sobre la propiedad y reembolso de la renta). Los clientes también ahorran dinero al no tener que pagar por un servicio externo.

“Solo debes llenar un formulario más —¡pimpampum!— y podrías recibir cientos de dólares”, comentó.
Devers les dice a sus clientes que les cobra una sonrisa y un “gracias” por su ayuda.

“Y pagan voluntariamente”, concluyó.

Hazte voluntario

¿Disfrutas haciendo cuentas y ahorrándoles dinero a la gente? Tax-Aide siempre está en busca de nuevos voluntarios, en especial en las áreas rurales, explica Pamela Kummer, de 61 años, de Doylestown, la coordinadora del programa para el este de Pensilvania.

AARP Foundation ofrece capacitación y certificación del IRS. Cada año, los nuevos reclutas y los voluntarios que regresan reciben actualizaciones sobre los cambios en el código impositivo.

Dos asesores fiscales (un preparador y un revisor) revisan todas las declaraciones para asegurar los créditos y deducciones apropiados, y presentan las declaraciones federales y estatales de los clientes. Sin embargo, los asesores de Tax-Aide no pueden ayudar con algunas declaraciones más complicadas, como las de los propietarios de pequeñas empresas que tienen empleados.

Kummer, cuyo esposo Karl, de 61 años, también es voluntario, dijo que muchos regresan año tras año, así que se hacen amigos entre ellos y de las personas a las que asisten.

“Algunos voluntarios han estado haciendo declaraciones de impuestos por más de 25 años”, señaló Kummer. “Les da placer ayudar”.

Peg Mulcahy, de 69 años, de Latrobe, que supervisa nueve sitios de Tax-Aide en el condado de Westmoreland, llama a los voluntarios con quienes trabaja “su familia de impuestos”.

“La gente llega preocupada por sus impuestos, así que darles tranquilidad y, a veces, conseguirles un reembolso que no esperaban es maravilloso”, expresó Mulcahy.

Hay cerca de 300 sitios de Tax-Aide en todo el estado, abiertos desde principios de febrero hasta mediados de abril. Muchos de estos sitios requieren que hagas una cita.

Los contribuyentes deben traer un documento de identificación con foto, la tarjeta del Seguro Social, las declaraciones del año pasado y los documentos para el año fiscal 2018. Para encontrar un centro cerca de ti, visita aarp.org/findtaxhelp (en inglés) o llama al 888-227-7669.

Hilary Appelman es una escritora que vive en State College.

Lee más sobre cómo manejar mejor tus finanzas en nuestro canal de Dinero.