Por Tom Korosec

Texas ha logrado avanzar en la reducción del uso de antipsicóticos en los hogares de ancianos. Esto fue gracias a la atención por parte de reguladores federales y estatales y de grupos de defensa del consumidor como AARP, además de debido a iniciativas de la industria.

AARP Texas seguirá dándole prioridad a este tema cuando la legislatura estatal comience su sesión el 8 de enero.

“Los médicos a veces recetan antipsicóticos para intentar sedar químicamente a una persona en vez de que el personal le preste cuidados adecuados. Este es un problema que intentamos disminuir”, dijo Jon Weizenbaum, comisionado jubilado del Texas

Department of Aging and Disability Services (Departamento de servicios para adultos mayores y personas con discapacidades de Texas). Como comisionado, Weizenbaum supervisó el cumplimiento de normas por parte de los centros de cuidados a largo plazo. Ahora, Weizenbaum, quien tiene 57 años, usa su experiencia en Austin y sus conocimientos sobre asuntos relacionados con hogares de ancianos para ayudar a AARP a lograr sus metas legislativas, pues es miembro del comité ejecutivo de AARP Texas.

El uso de antipsicóticos entre los residentes de hogares de ancianos en Texas se redujo de casi un 29% en el 2011 a menos de un 15% en el 2017, según los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, una agencia del Gobierno federal. El estado, que una vez fue clasificado entre los peores para el uso de estos medicamentos, ahora está en una posición media.

Prioridades legislativas

AARP Texas intenta que se requiera a los hogares de ancianos obtener autorización por escrito de un tutor legal, en vez de solo un consentimiento verbal, antes de que se pueda administrar un medicamento.

AARP además desea que a los pacientes se les informe sobre los posibles efectos secundarios del medicamento y las alternativas.

Como explicó Amanda Fredriksen, subdirectora estatal de AARP Texas, los antipsicóticos comunes pueden disminuir la capacidad intelectual en personas que ya sufren demencia, causar niveles elevados de colesterol y aumentar el riesgo de padecer ataques al corazón y derrames cerebrales.

Weizenbaum ve con optimismo la posibilidad de que este requisito de usar un “enfoque sutil” obtenga el apoyo de legisladores. Dijo que proveedores y grupos empresariales reconocen que el sobreuso de estos medicamentos es un problema.

Tim Morstad, subdirector estatal de AARP Texas, trabaja en una segunda prioridad legislativa: aumentar el sueldo de los investigadores asignados a quejas sobre el abuso financiero contra los adultos mayores.

Las personas mayores en Estados Unidos pierden más de $3,000 millones ($3 billion) cada año debido al abuso financiero, según un estudio realizado por MetLife. Pero la cifra real podría ser 10 o 12 veces superior, porque es un delito que muchas veces no se denuncia, dijo Morstad.

A menudo, quienes cometen ese abuso son los familiares, vecinos o amigos en quienes las víctimas confían, dijo.
AARP Texas desea que el estado gaste $17.8 millones durante los próximos dos años en aumentos de sueldo para los investigadores de Adult Protective Services (Servicios de protección de adultos).

El estado respondió a serias crisis en la agencia de protección infantil de Texas con contrataciones y aumentos de sueldo. Pero eso tuvo el efecto no planeado de atraer a investigadores que antes protegían a los adultos.

“La igualdad de sueldo ayudará a disminuir la rotación de empleados y a aumentar la capacidad del programa”, dijo Kez Wold, comisionado adjunto de servicios de protección de adultos del Texas Department of Family and Protective Services (Departamento de familia y servicios de protección de Texas).

“Específicamente, las investigaciones sobre explotación se benefician de los conocimientos de investigadores con experiencia”, dijo Wold.

“Ahora mismo no cuentan con los recursos para realizar esta labor esencial”, dijo Morstad.

Tom Korosec es escritor y vive en Dallas.

End Link:  ¿Cuidas de alguien?  Aprovecha el contenido, recursos y tips prácticos de nuestro Centro de Recursos para el Cuidado.