AARP AARP States Puerto Rico

Reflexión en torno al libro Disrupt Aging

Por: Diana Rivera Viera, miembro del Consejo Ejecutivo de AARP Puerto Rico

Tengo 70 años y orgullosa de pertenecer a los Baby Boomers, una generación que con el entusiasmo de la juventud nos propusimos cambiar el mundo y vivir la vida en nuestros propios términos. Fui parte de las protestas contra la guerra de Vietnam, comprometida con la lucha por los derechos civiles y la liberación de las mujeres y particularmente con su derecho a ser dueñas de su cuerpo.

1140-aarp-disrupt-aging-book-jo-ann-jenkins.jpg


Tan pronto inicié la lectura del libro Disrupt Aging de Jo Ann Jenkins, CEO de AARP me identifiqué con sus planteamientos por mi convicción de que tenemos que cuestionar y combatir los estereotipos. Jenkins presenta los retos, oportunidades, proyectos e iniciativas que se desarrollan posibilitando un envejecimiento digno que nos procure mantener nuestra independencia en mayor tiempo posible satisfaciendo nuestras necesidades y anhelos. A pesar de nuestras aspiraciones, la sociedad impone una visión del envejecimiento en conflicto con la nuestra, que se manifiesta notablemente en la cultura puertorriqueña en la que persiste el paternalismo.

Jenkins plantea la necesidad de apropiarnos de nuestro cuerpo. Ciertamente procuramos mantener nuestra salud y vernos lo mejor posible. No obstante, tenemos que aceptar los cambios naturales del envejecimiento.

Una anécdota personal ilustra la dificultad que tienen muchas puertorriqueñas con esa aceptación y el rol que juega la cultura.
A los 50 años decidí dejar de pintarme el pelo. No quería seguir gastando tiempo y dinero en tintes que dañaban mi cabello. La reacción de muchos fue de sorpresa. Te vas a ver más vieja, pero es que te ves joven todavía- me decían. No obstante, frecuentemente se me acercaban mujeres para decirme que me quedaban bien las canas y por lo bajo susurraban que querían hacer lo mismo pero no se atrevían a dar el paso.
Desafortunadamente los medios de comunicación, particularmente los anuncios, promueven que las mujeres luchen contra el envejecimiento, que aspiremos a la eterna juventud. Nos venden productos que sabemos no van a detener el proceso natural de vida, vamos a envejecer y nuestro cuerpo va a cambiar. Así como luché contra las imágenes que los medios les venden a las jóvenes del cuerpo al que deben aspirar, igualmente combato en esta etapa de mi vida la imagen de cómo tengo que verme a mi edad.

Otro aspecto importante de apropiarse de nuestro cuerpo tiene que ver con la manera en que enfrentamos nuestra salud, asumiendo un rol activo en las decisiones que la afectan. Los médicos son un recurso importantísimo en ello pero tenemos que preguntar, cuestionar, informarse y a fin de cuentas tomar las decisiones que entendamos mejores para nosotras. Me niego a ceder ese poder porque soy dueña de mi cuerpo y mi destino.

About AARP Puerto Rico
Contact information and more from your state office. Learn what we are doing to champion social change and help you live your best life.