AARP AARP States Texas Advocacy

Debemos corregir el problema con las tutelas

Por Laura Tillman

Rosamond Bradley tenía 73 años y vivía sola en el 2009. Había trabajado como maestra y voluntaria en la iglesia y también había sido una viajera entusiasta.

Pero había comenzado a comportarse de manera imprevisible. Después de un incidente —en el que rompió las ventanas de su hogar, pensando que iba a entrar un ladrón— a Bradley la ingresaron en un hospital psiquiátrico.

Con el tiempo, un juez del condado Lubbock, que citó la enfermedad mental y demencia de Bradley, la declaró incapaz de cuidarse a sí misma y nombró a su hijo como su tutor. Entonces mudaron a Bradley a un hogar de ancianos.

A medida que su estado en general mejoró, ella se mudó del hogar y con el tiempo se volvió a casar, pero la anulación de la orden de tutela demoró tres años.

Uno de los problemas fue la falta de supervisión por parte de tribunales saturados de trabajo, dice Terry Hammond, director de asuntos estatales para la Texas Guardianship Association, que la ayudó.

El caso de Bradley no es único. Según defensores, los casos de tutela en Texas, especialmente en los condados más pequeños, frecuentemente no se monitorean debidamente, lo que permite que a las personas vulnerables las descuiden, les falte la atención médica o, algunas veces, les roben. Los tutores muchas veces dejan pasar años sin presentar informes obligatorios por ley.

"El riesgo de explotación es significativo", dice David Slayton, director de la Oficina de Administración de Tribunales del estado. "A fin de cuentas, la función del tribunal es asegurar que el tutor esté usando los recursos para mantener a esa persona".

Falta de supervisión

Existen unas 51,000 tutelas activas en el estado, con $5,000 millones ($5 billion) en bienes bajo el control de los tutores y tribunales. A medida que la población del estado envejece, el número de casos ha aumentado en un 8% en los últimos cinco años.

Un programa piloto que comenzó en el 2015, respaldado por los jueces más importantes de Texas, ha revisado 29,000 casos en 28 condados; según el programa, el 43% de los tutores no están cumpliendo con los requisitos informativos y contables.

"Hay demasiados casos y no hay suficiente supervisión", dice Bob Jackson, director estatal de AARP, que ha trabajado en casos de tutela en Florida.

El sistema funciona bastante bien en las áreas grandes metropolitanas con tribunales testamentarios, dice él. "Pero aproximadamente 4 de cada 10 tutelas activas se encuentran en condados que carecen de suficientes recursos para monitorearlas".

Grupos defensores tales como AARP Texas y la Coalition of Texans with Disabilities, junto con el juez presidente Nathan Hecht y otros jueces, están intentando abordar el problema.

En la sesión legislativa del 2019, la senadora estatal Judith Zaffirini (demócrata por Laredo) planea proponer legislación para contratar a especialistas en cumplimiento adicionales a nivel del estado para ayudar a los pequeños condados a supervisar las tutelas.

Según Slayton, está claro que es necesario mejorar los esfuerzos de monitoreo. Los hallazgos del programa muestran "una historia inquietante" de tutores que retiran dinero sin autorización de las cuentas que controlan.

En muchos casos, dicen los defensores, los tutores no actúan con malicia, pero no comprenden sus responsabilidades.

Acerca de su situación actual, Bradley dice: "Estoy contenta tal y como me encuentro ahora". Aunque ella recibió ayuda, otras personas frecuentemente no cuentan con dichos recursos.

"El sistema está saturado de trabajo y necesita fortalecerse", dice Jackson.

¿Cuidas de alguien?  Aprovecha el contenido, recursos y tips prácticos de nuestro Centro de Recursos para el Cuidado.

About AARP Texas
Contact information and more from your state office. Learn what we are doing to champion social change and help you live your best life.