AARP AARP States Texas Español

Lo que debe saber sobre las vacunas contra el COVID-19

En todo el país, las personas mayores de 50 años representan casi el 95% de todas las muertes a causa de la COVID-19. Aquí en Texas, decenas de miles de personas han muerto, y los adultos mayores y sus familias han sido muy afectados por el virus. Y como sabemos, en los hogares de ancianos, la situación es particularmente grave.

Puerto Rico Vaccine 1
RICARDO ARDUENGO/AFP via Getty Images

Las vacunas para prevenir la enfermedad del coronavirus posiblemente representan la mayor esperanza para terminar con la pandemia. Pero su distribución hasta el momento ha presentado desafíos en todo el país.

La Dra. María Rivera, especialista en nutrición y enfermedades crónicas con los Servicios de Salud Pública del Condado de Harris (Harris County Public Health) dice que la edad y la situación médica de uno determina los grupos de prioridad para recibir la vacuna en Texas.

“Lo que ha decidido el gobierno federal es que el propio estado decide la prioridad de la vacuna. El estado de Texas, específicamente el departamento de salud del estado, son los que deciden cuales son los grupos que tienen prioridad para recibir la vacuna”, dice la Dra. Rivera.


El desafió mas grande hoy, dice la Dra. Rivera, es que no hay suficiente vacunas para satisfacer la demanda de los grupos de prioridad -- el grupo 1A y el grupo 1B.

“Eso es algo que está pasando no más en el condado de Harris (Houston), pero en todo Texas y en todo el país", dice la Dra. Rivera. "Sabemos que el gobierno federal está tratando de comprar más vacunas y dar más recursos para que los farmacéuticos puedan desarrollar más vacunas".

La doctora dice que una persona quien haya tenido el COVID-19 puede recibir la vacuna cuando sea elegible.


“Lo único que uno tiene que esperar es si uno continua a tener síntomas, no recomendamos que se ponga la vacuna en ese momento. No recomendamos que se salga de su casa”, dice la Dr. Rivera. “Tiene que esperar a lo menos 10 días hasta que se mejoren los sítomas”.

La doctora dice si alguien ha tenido COVID-19 y ha recibido los anticuerpos monoclonales o recibió plasma convaleciente, entonces tiene que esperar 90 días después de recibir su tratamiento para recibir la vacuna.

En cuanto a efectos secundarios de la vacuna, la Dra. Rivera dice que el miedo es lo que impide que algunos no se vacunen.

"Lo que les puedo decir es que estas vacunas se han estudiado como se han estudiados otras vacunas. La única forma por la cual la pudimos hacer mas rápido es que por primera vez en la historia tuvimos todo el mundo trabajando juntos", dice la Dra. Rivera. "La mayoría de las personas van a tener un dolor en el brazo. Las personas mas de 50 años tienen menos dolor en el brazo. Uno se puede sentir cansado después de recibir su dosis o 24-horas después de la vacuna. Esto es un señal que nuestro cuerpo está trabajando y formando anticuerpos y está trabajando muy duro".

Incluso, la Dra. Rivera dice que algunas personas pueden tener fiebre, dolores en el cuerpo, náusea y dolor de cabeza.

La doctora dice que todos, independientemente de su estado migratorio, pueden vacunarse asumiendo que pertenecen al grupo 1A y 1B.

Cualquier persona que tenga preguntas relacionadas con COVID-19, incluidas las vacunas, debe visitar el sitio oficial del estado en www.dshs.texas.gov/coronavirus/. Aquellos sin acceso a Internet también pueden llamar al servicio de información estatal 211 y elegir la Opción 6.

También puede visitar AARP.org/vacunatx para obtener más información sobre la vacuna COVID-19.

About AARP Texas
Contact information and more from your state office. Learn what we are doing to champion social change and help you live your best life.