AARP AARP States Health & Wellbeing

Una nueva ley brinda ayuda a los que cuidan de un ser querido

Flexer-150507-05b[1]

Por Natalie Missakian

La senadora estatal Mae Flexer conoce por experiencia lo estresante que puede ser el momento en que un ser querido regresa a casa después del hospital. Hace diez años su padre perdió una pierna en un accidente de motocicleta que lo llevó a estar hospitalizado varias veces. Flexer y su hermana ayudaban a su mamá a cuidar de él en casa.

A veces el hospital daba instrucciones claras de seguimiento cuando lo daban de alta del hospital. En otras ocasiones, la familia regresaba a casa abrumada y confundida.

"En una ocasión le dieron instrucciones a él de cuidar una herida que tenía en un lugar que no podía alcanzar", recordó Flexer, de 34 años. "Mi madre, mi hermana y yo no estábamos en la habitación".

Se espera que una nueva ley estatal que entró en vigor el 1ro de octubre facilite las cosas para los cuidadores cuando un familiar sale del hospital. La ley CARE (Aconsejar, Señalar y Posibilitar a los Cuidadores), de la cual Flexer (D-Killingly), coordinadora de la mayoría, es coautora y la cual AARP Connecticut (en inglés) ha apoyado encarecidamente, permite a los pacientes designar a un cuidador familiar en los formularios de admisión y se le requiere a los hospitales que notifiquen a esa persona cuando el paciente sea dado de alta.

Antes de que el paciente salga del hospital, el cuidador debe recibir adiestramiento acerca de tareas médicas, como administrar inyecciones y limpiar heridas.

Connecticut es uno de los 18 estados que ha aprobado una versión de esta ley. "Es una tendencia que está ganando popularidad con rapidez", dice Claudio Gualtieri, director asociado de activismo para AARP de Connecticut.

Las tareas se complican.

En el 2013, cerca de 459,000 residentes de dicho estado pasaron 427 millones de horas cuidando de un familiar o amigo adulto enfermo o discapacitado, según un informe de AARP publicado en julio. Eso se traduce en sobre $5.9 mil millones al año en servicios no pagados, según el informe.

Entretanto, a medida que se reduce el tiempo de hospitalización, cada vez son más las tareas médicas y de enfermería de las cuales los familiares se hacen cargo, además de ayudar en otras tareas como bañar, vestir y preparar los alimentos, dice Gualtieri.

"Desafortunadamente, muchos de ellos dicen no haber recibido instrucciones y asesoría sobre cómo llevar a cabo estas tareas", agregó.

Joanne Davis, de 61 años, residente de Waterford y enfermera graduada, cuida de su esposo de 91 años y dice que esta ley les provee a los cuidadores "voz e identidad. Establece una alianza entre la instalación y el cuidador, y los ayuda a estar más cómodos y a sentir más confianza".

En el caso de Flexer, la ley hubiera requerido que el hospital le proveyera a su madre, por ser la cuidadora principal, las instrucciones para el cuidado de las heridas. Los hospitales tienen que dar las instrucciones personalmente o mediante video, no solo en un papel, además de permitir que hagan preguntas.

Flexer, copresidenta del comité de la Asamblea General sobre el envejecimiento, dice que todas esas medidas hubieran ayudado a aliviar la ansiedad de su madre.

"Ella trata de hacer todo lo posible para cuidar de mi padre", dice Flexer. "Pero ella no es un profesional que está adiestrado en asuntos médicos".

Los defensores de la ley dicen que la misma, la cual aprobaron por unanimidad, promueve el objetivo de Connecticut de ayudar a las personas a envejecer en casa mientras se reduce considerablemente la necesidad de que los pacientes regresen al hospital.

Bajo la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio, los hospitales enfrentan penalidades económicas si readmiten una cantidad excesiva de pacientes dentro de un período de 30 días luego de haberlos dado de alta.

La Asociación de Hospitales de Connecticut trabajó en conjunto con AARP, los legisladores estatales y grupos defensores para respaldar los objetivos de la ley CARE, dice James Iacobellis, el vicepresidente sénior de gobierno y asuntos reglamentarios de la asociación.

Este dijo que los hospitales de por sí proveen educación para los pacientes y cuidadores, pero que la ley CARE establece un proceso estándar que asegurará la consistencia. La ley también destaca la importancia de que los pacientes designen a un cuidador, dice.

La asociación al presente trabaja con los 27 hospitales que ofrecen cuidados intensivos para garantizar que están al día. "Los hospitales se benefician cuando los pacientes se involucran y los familiares también se involucran", dice Iacobellis.

Para recibir una tarjeta informativa gratuita acerca de la ley CARE, visita action.aarp.org/ctwalletcard (en inglés).

Lee más sobre este y otros temas en nuestro subcanal de Ley de Salud y Seguros.

 

About AARP States
Contact Information and more from your state office. Learn what we are doing to champion social change and help you live your best life.