AARP AARP States Health & Wellbeing

No le temas al tema de la muerte

La naturalidad con que nos enfrentemos a la vida nos permitirá alcanzar un balance saludable entre la realidad diaria y nuestras emociones. Igualmente, la actitud que tengamos ante las situaciones cotidianas definirá la manera en que nos afecte.

Aunque desde que nacemos sabemos que algún día vamos a morir, y que durante el transcurso de nuestra vida experimentaremos la pérdida de seres queridos, evitamos detenernos a reflexionar sobre la muerte porque la percibimos como algo que nos causará dolor. Sin proponérnoslo, aprendemos a mirar la muerte desde la angustia de enfrentarnos a una pérdida. Por otro lado, el temor a lo desconocido nos lleva a perder el foco de que es parte del ciclo natural de la vida, y preferimos evadir el tema hasta que no nos quede más remedio que vivirlo como experiencia propia.

A lo largo de nuestra jornada desde que nacemos, sabemos que en algún momento nos deberemos enfrentar a la pérdida de seres queridos, amigos y familiares, cuya ausencia va a significar un caudal de emociones que afectarán nuestro estado de ánimo y nos tocarán profundamente. La muerte es la etapa para la que menos uno suele prepararse y que nos sentimos menos motivados a entender.

La realidad que nos rodea nos expone cada vez más a ella. La criminalidad, la falta de respeto a la vida humana, la proliferación de enfermedades, los estilos de vida en una sociedad de consumo desmesurada que nos expone a condiciones de salud precarias y la pérdida de valores sociales esenciales le añaden todavía aún más un ingrediente de incertidumbre y desaliento.

En el pensamiento tradicional, la muerte se relaciona con la separación del cuerpo y del alma, la pérdida física del cuerpo y el alma que trasciende hacia la vida eterna. Por eso es importante prepararnos emocionalmente para cuando eso ocurra; desarrollar herramientas que nos fortalezcan desde ahora para enfrentar la muerte como algo natural. En lugar de mirar la palabra muerte como algo que nos asusta, como un tema tabú, entender que debemos verla desde otra perspectiva distinta a la idea que nos hemos forjado basada en temores y duelos; comenzar a mirarla como una transición entre el mundo físico y el mundo espiritual.

Las creencias espirituales y religiosas nos enseñan que la muerte nos lleva a la vida eterna. En la medida en que modifiquemos la percepción que tenemos sobre ella y aprendamos a aceptar con convicción su naturalidad, iremos adquiriendo una visión más sana sobre el proceso de la vida y la materialización de la muerte.

Debemos prepararnos desde temprana edad con un fundamento teológico sólido que nos permita enfrentar esta etapa de la vida con paz, seguridad, espiritualidad y serio compromiso con nuestros familiares, seres queridos y amigos. Aceptar la idea de morir o pérdida de aquellos a quienes amamos es una dura labor que requiere de ayuda espiritual.

Este artículo es parte de una campaña de educación y orientación de Servicios Funerarios Católicos (SFC). Para orientación o apoyo, puede comunicarse al (787) 919-0099 .

Servicios Funerarios Católicos es una organización de la Iglesia Católica que provee servicios fúnebres y de sepultura, para cuidar de la dignidad y los últimos deseos de su ser querido, además de seguir fielmente los ritos sagrados de la Fe Católica.

About AARP States
AARP is active in all 50 states and Washington, DC, Puerto Rico and the U.S. Virgin Islands. Connect with AARP in your state.